Nacional. Hace más de una década la Universidad de La Frontera (UFRO), a través del Departamento de Psicología de la Facultad de Educación Cs. Sociales y Humanidades, inició una investigación inédita en el país, que fue complementada, hace tres años, con el proyecto FONDEF, SIGID-MMIDA, para levantar una plataforma digital a través de un sistema integrado de gestión de intervenciones diferenciadas con jóvenes en conflicto con la justicia, y donde Fundación Tierra de Esperanza es socio en su implementación.

La evidencia mundial da cuenta que un porcentaje importante de adolescentes cometen algún delito en esta etapa evolutiva, sin embargo, a juicio de Ricardo Pérez Luco, doctor a cargo de la investigación, dio a conocer en la actividad de cierre del proyecto SIGID-MMIDA, que el problema radica cuando se desarrollan trayectorias delictivas y éstas no son interrumpidas oportunamente. Lo anterior, para el profesional, obliga a contar con un modelo de intervención integrado, como el propuesto en esta investigación, que apunta a atender las necesidades de manera diferenciada. De esta forma, Pérez-Luco , manifestó que “para enfrentar el fenómeno es necesario que esté sustentado en la evidencia científica, esto  nos va permitir ahorrar tiempo , mejorar los resultados, cuestión que es fundamental. Sin esa evidencia lo más probable que se cometan los mismos errores en forma reiterada”.

Chile actualmente importa tecnología con modelos estandarizados que son adaptados para responder a las realidades locales. Sin embargo, el trabajo de investigación de la UFRO que ha sido desarrollado a través de Modelo Multidimensional de Intervención Diferenciada con Adolescentes (MMIDA), tiene la particularidad de ser trabajado a partir de la realidad del país, lo cual ha sido destacado en congresos científicos internacionales. De esta forma, Fundación Tierra de Esperanza, como socio en este proyecto, ha tenido un rol clave que  contribuye a vincular la ciencia y la práctica desde la intervención.

Tecnología e intervención

El trabajo desarrollado por  el equipo de investigadores de la Universidad de La Frontera apuesta por la incorporación tecnológica de la plataforma SIGID-MMIDA en esta segunda etapa de la investigación, para contribuir en la reducción de la reincidencia delictiva y favorecer a la integración social de quienes han sido sancionados penalmente, un modelo que se complementa para ser utilizada de manera sistemática por los profesionales, lo que también ayuda a tener un mayor control de los procesos de intervención bajo sanción.  

Al respecto, Ricardo Pérez Luco , abrió su exposición destacando el trabajo del equipo investigador y el de los profesionales de Fundación Tierra de Esperanza: “han hecho posible este desarrollo. Es su trabajo el que está transformado en este momento en un sistema de gestión de algo tan complejo como la intervención con adolescentes en contexto de sanción, y más aún, una intervención que es de carácter diferenciado, que no es estandarizada. Esa complejidad ha sido posible por el compromiso de los profesionales y por la participación permanente en todo el proceso. Sin duda, sin esa participación esto no habría sido posible”. Además, destacó que «lo que hemos logrado hacer con este sistema es formar a los profesionales para que aprendan a reconocer la diversidad, y a generar a partir de esa diversidad, indicadores que sí están estandarizados y que les permitan definir programas a medida.»

Asimismo, Rafael Mella, director ejecutivo de Fundación Tierra de Esperanza, valoró el trabajo conjunto, y destacó tres elementos que resultan fundamentales al vincular la ciencia con la práctica. “Nos ha permitido contar con un modelo especializado de intervención, que permite identificar trayectorias delictivas y contar con profesionales especializados capaces de generar intervenciones adaptadas a esas trayectorias y a las capacidades de respuestas de los jóvenes ingresados a nuestros programas; en segundo lugar, contar y dar respuesta a tener un modelo y herramientas específicas de gestión para nuestros programas, incluyendo a todas y todos los profesionales, los que podrían disponer de un software que responda a la necesidades específicas de cada uno y desde sus roles en un programa de intervención (…) y finalmente, creemos que la instalación de este tipo de enfoques tienen una tremenda ventaja a la hora de instalar políticas públicas, ya que permite demostrar resultados en áreas de intervención particularmente difícil: no se puede corregir lo que no medimos, de ahí que todas  las instituciones que trabajamos en infancia, lo hagamos en modelos centrados en la evidencia y levantemos información objetiva respecto de nuestro quehacer”, señaló Mella..

De acuerdo a la evaluación de impacto proyectado en la jornada de cierre del proyecto FONDEF, SIGID MMIDA, uno de los resultados determinó que la fidelidad al modelo supone que a mayor riesgo, mayor intensidad de la intervención. Esto representa a juicio de los investigadores, el desafío de asegurar la intensidad de las intervenciones también para los que tienen alto comportamiento delictivo. Para ello el modelo SIGID_MMIDA, permite sistematizar valiosa información con el registro histórico con información de cada caso, de los procesos judiciales y también de intervención, facilitando el proceso.

Cabe señalar que en la jornada expusieron Francisco Estrada, director de la Corporación INFAJUS, Francisca Infante, vicepresidenta de SGCI y Carolina Hausamnn-Stabile, investigadora de Bryn Mawr College , Estados Unidos. Además, contó con la participación de investigadores de distintos países, entre ellos: México, Brasil, España y Estados Unidos.