Antofagasta.. – Desde 2016 Finning y Fundación Tierra de Esperanza vienen desarrollando en conjunto  programas de inclusión socio laboral.

La iniciativa -que en un principio estuvo dirigida a capacitar a jóvenes infractores de ley que son usuarios de la Fundación Tierra de Esperanza en Antofagasta, hoy incorpora a mujeres jefas de hogar con parejas privadas de libertad, para entregarles capacidades que les posibiliten la incorporación al mundo del trabajo.

En esta ocasión, el curso realizado en la capital minera de Chile estuvo dirigido a 10 mujeres y 2 jóvenes. Las primeras son parte del proyecto Afectos, del programa “Abriendo Caminos”, mujeres cuyas parejas están privados de libertad y sus hijos reciben apoyo desde la Fundación. Los otros dos, son jóvenes en conflicto con la justicia que se sumaron al curso de Operación de Grúa Horquilla, el que contó con 272 horas pedagógicas.

A la ceremonia de graduación asistieron Juan Enrique Jara, Seremi de Justicia y Derechos Humanos; Katherine Veas, Seremi de la Mujer y Equidad de Género; Marisol Flores, directora zonal norte de Fundación Tierra de Esperanza y Giovanna Schiavi, Jefe de Capacitación Zona Norte de Finning Chile.

En la oportunidad  Flores manifestó su satisfacción pues «esta alianza con Finning nos permite hacer crecer el capital social que tienen los jóvenes y familias que participan en nuestros programas. El conocimiento adquirido por quienes realizaron la capacitación es una oportunidad que se multiplicará en la vida de ellos. Las empresas son parte importante para avanzar en inversión social, y por esta razón, es que necesitamos que más organizaciones inviertan en los niños, niñas y adolescentes para contribuir positivamente al desarrollo de ellos.»

Por su parte el seremi de Justicia, Juan Enrique Jara junto con agradecer a Finning por su compromiso manifestó: “necesitamos que muchas empresas sigan su ejemplo, gracias a las alianzas entre el mundo público y privado es posible desarrollar estos programas que van en beneficio de toda la comunidad”.

También Catherin Durán Saavedra, una de las alumnas y madre de cuatro niños expresó su agradecimiento por la oportunidad que Fundación Tierra de Esperanza y Finning le habían dado junto con indicar que estaba segura que ella saldría adelante con su familia y que  su futuro laboral estaba en el rubro minero.

Finalmente, Giovanna Schiavi, en representación de Finning,   junto con recordar que  desde hace años la empresa se ha abocado a capacitar y transferir su experiencia y conocimientos, no sólo a sus propios trabajadores, sino también al resto de la comunidad  para generar -de esta manera-  nuevas oportunidades para todos, también agradeció a los docentes y felicitó a los graduados, pero de manera especial a las mujeres y señaló «siendo en este momento jefas de hogar se esforzaron doblemente para culminar exitosamente su capacitación. Esto, sin duda,  nos motiva a seguir trabajando en alianza con Fundación Tierra de Esperanza  por un futuro mejor para ustedes y para el país, porque lo que nosotros hemos hecho es entregarles las herramientas y generar condiciones de empleabilidad. Ahora es su turno, y porque los conocimos y los vimos trabajar con ahínco estamos seguros que lo van a lograr.”, enfatizó Schiavi.