Luego de estar por 8 y 24 meses en tratamiento terapéutico en consumo de drogas, tres nuevos jóvenes egresaron del programa Ágora Rancagua de Fundación Tierra de Esperanza, con una ceremonia que simbolizó el término de un importante proceso.

Jason, uno de los egresados, agradeció el apoyo recibido del equipo de profesionales y manifestó que “ aquí me enseñaron a ver la vida de otra forma, sin las drogas, agradezco a los tíos del programa por el apoyo, gracias a ellos soy otra persona».

Detrás de estas palabras existe motivación y voluntad. Así lo indicó la directora del proyecto de Fundación Tierra de Esperanza, que señaló “nos enorgullece enormemente el logro terapéutico de los jóvenes (…) nos hace reflexionar en la calidad de las intervenciones entregadas a los jóvenes. Los procesos de tratamiento son complejos de abordar, sin embargo, estos jóvenes demuestran que a pesar de los factores externos es posible la rehabilitación”.

Durante el periodo de terapia el equipo especializado focaliza el trabajo con las redes de apoyo familiares para psicoeducar, orientar, apoyar y contener en momentos de crisis; sin embargo, también ocurre que existen jóvenes que no tienen familia, como lo fue en el caso de estos jóvenes, por lo que se realizó un trabajo en el desarrollo de habilidades prosociales y de preparación para la vida autónoma.

Lo anterior, se materializó en un avance en el área educacional, ocupacional, integración sociolaboral, disminución y cese de drogas. Al finalizar la ceremonia de egreso, cada joven recibió una planta como símbolo de la vida.