Nacional. En el mes de la prevención del consumo de drogas Fundación Tierra de Esperanza se sumó en distintas regiones del país con actividades vinculadas a dar a conocer a la comunidad escolar los riesgos,  efectos y la importancia de prevenir esta realidad.

Y es que el Décimo Segundo Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar, realizado por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) reveló que el uso de drogas se inicia principalmente, entre los 14 y 15 años. Los niños y niñas que fueron parte de este estudio, de 8 básico y 4 medio, señalaron que la droga principal de consumo es la marihuana con un 30, 9 %, seguido por fármacos con un 8,6%; y cocaína, con un 3%.

Por esta razón, Fundación Tierra de Esperanza a través de sus proyectos de la línea de tratamiento terapéutico en consumo de drogas, realizó actividades para hacer visible la importancia de la prevención y de una intervención oportuna. Alex Arenas, director del proyecto PAI Riviera Rancagua, explicó que decidieron realizar acciones a través de módulos informativos, donde los profesionales del proyecto orientaron a los alumnos de distintos establecimientos educacionales de Rancagua, que se congregaron en el gimnasio Hermógenes Lizana de la comuna. «Quisimos darles a conocer a los niños, niñas y adolescentes el daño y consecuencias que tiene el consumo de drogas. Por lo mismo, la importancia de esta actividad que organizamos para la comunidad escolar, es el refuerzo de un trabajo colaborativo entre las familias, los alumnos, colegios y autoridades para poder diagnosticar y hacer en conjunto un plan de prevención”, indicó Arenas.

Asimismo, en La Araucanía, el programa PAI Riviera Temuco, también desarrolló actividades a través de diálogos con población escolar de enseñanza básica y media. Maruri Delanoe, directora del proyecto señaló que en el liceo Jan Comenius de Temuco “quisimos dar a conocer la labor realizada por el programa PAI IA Riviera Temuco como parte de la oferta programática de Fundación Tierra de Esperanza y SENDA, dirigida hacia niños y adolescentes que presentan consumo problemático de sustancias, favoreciendo la reflexión y conversación acerca de las drogas y alternativas de tratamiento ”.

En tanto en la región del Biobío, el proyecto PAI Riviera Concepción, a través de su directora Sofía Bello, fue invitada al conversatorio “Nuevas experiencias de Intervención social, que han desarrollado desde sus procesos interventivos, en jóvenes con consumo problemático de sustancias, de acuerdo a los lineamientos SENDA”, organizado por la Universidad San Sebastián, donde dio a conocer la línea de tratamiento institucional que se desarrolla para la población infantojuvenil.

Fundación Tierra de Esperanza da continuidad a un trabajo permanente de sensibilización y reflexión educativa en torno al tema, vinculando la experiencia de intervención que realiza desde Iquique a Puerto Montt. En esta ocasión se sumó además a las diversas actividades realizadas por SENDA y otras redes públicas, privadas y de la sociedad civil en el marco del programa Elige vivir sin drogas impulsado por SENDA.